Soy una mujer de 45 años y soy usuaria de bastones desde hace 8 años.
Compaginar comodidad y utilidad con un diseño actual y moderno es muy complicado.
Tengo los más cómodos y que me facilitan caminar con menos dolor pero son muy sosos y los que son más bonitos pero que sólo puedo usar para momentos puntuales o ceremonias por ser más incómodos.
Parece que necesitar un bastón es cuestión de personas ancianas.
Me gustaría ser capaz de combinar diseño y comodidad.
Bastones funcionales pero a juego con mis zapatos, mi vestido o mis pendientes

Responder